JOY MANGANO: la millonaria reina de la teletienda

JOY MANGANO_principal

Inventó la ‘mopa milagrosa’ y desde entonces no ha parado. Considerada una de las cien personas más creativas del mundo, la vida de esta empresaria neoyorquina es tan inspiradora que realizaron un filme basado en su vida: ‘Joy’


La historia de Joy Mangano es increíble. Y lo es como para que se haga un filme sobre ella, y aún más. De hecho, ya se vende un libro sobre su vida: The Unofficial Biography of Miracle Mop Inventor, Joy Mangano, de Fergus Mason (Ed. Bookcaps).

Su historia es la de una mujer valiente que siempre ha creído en sus ideas y su instinto, una empresaria que no abandona la lucha por dura que sea si cree que la meta es realista. Y parece ser que no se equivoca nunca. Su carrera la comenzó gracias a una mopa, inventada muchos años antes, en 1964, por el español Manuel Jalón.

Primera lección: no esperar

Joy era una niña inteligente y con talento nacida en Nueva York en 1956 que se divertía haciendo estallar las tostadoras que había en casa. Lo hacía porque su desmedido interés por la electricidad y la mecánica la llevaban a experimentar, así que sus padres la apoyaban, siempre que no hiciera volar la casa por los aires. Y es que su familia premiaba el espíritu creativo, la curiosidad y la iniciativa empresarial por encima de todo. De hecho, su padre tenía un negocio de alquiler de autobuses escolares y de traslados desde a los aeropuertos. Fue en esa empresa donde Joy comenzó a ver cómo trabajaban los mecánicos para comprender el funcionamiento de las cosas y pensar de qué manera se podrían mejorar, premisa que se convirtió en la base de su filosofía como empresaria.

Buena estudiante y atleta, Joy aprendió su primera lección empresarial trabajando en un refugio de animales: si tienes una idea, no esperes. En aquel entonces, la joven veía a muchos animales que llegaban heridos víctimas de atropellos nocturnos, entonces pensó: “Si a todos les ponemos collares para prevenir las pulgas y las garrapatas, ¿por qué no hacer que esos collares sean fosforescentes, para que los conductores puedan verlos de noche?”. Pero su juventud (solo tenía 16 años) y el desconocimiento sobre el mundo empresarial le hicieron guardar su idea en un cajón, ya tendría tiempo más adelante de hacerla realidad. No fue así. Meses más tarde Hartz Mountain, uno de los mayores proveedores de accesorios para mascotas de Estados Unidos y Reino Unido, lanzó un collar similar.

Joy se graduó con 22 años en Administración y Dirección de Empresas y decidió que era hora de formar una familia con su novio, Tony Miranne. Se casaron y, cuatro años más tarde, tuvieron su primera hija, a la que poco después se unirían dos más. Pero aunque eran una familia unida, no funcionaban como matrimonio y se divorciaron. Fue así como en 1989 Joy se encontró con un hogar y tres hijas que sacar adelante por sí sola, por lo que aceptó un trabajo extra de camarera los fines de semana. Como madre soltera y pluriempleada, a Joy no le quedaba mucho tiempo libre. Sin embargo, tal como sucedió en el refugio de animales, ver todas las tareas a las que no llegaba le dio su gran idea.

Un día, mientras fregaba el suelo, se dio cuenta de que la mopa, aquel invento español, estaba muy bien pero era mejorable. Y aunque otros lo habían intentado, no había mopa que a Joy realmente le funcionara en sus labores de limpieza casera, la tradicional tenía el problema de la cubeta: a la hora de escurrirla a veces se calculaba mal y, al hacer fuerza, la cubeta se volteaba. Con las mopas más modernas que se escurrían sin necesidad de cubeta, la principal traba era la poca absorción de su tira de espuma.

joy-mangano-miricle-mop

La mopa milagrosa

Insatisfecha con todas las mopas del mercado, Joy se dispuso a inventar su propia versión. Lo que hizo fue combinar y mejorar los aspectos positivos de todas las que ya existían en un nuevo diseño. Nació así The Miracle Mop, una mopa de tiras de algodón superabsorbente diseñada de tal modo que se escurría sin esfuerzo ‘retorciéndola’ gracias a su mango especial. Ahora, solo necesitaba contratar a un ingeniero que le fabricara un centenar de prototipos, para lo cual invirtió todos sus ahorros y algo más. A su casa comenzaron a llegar cajas de cartón que contenían el producto ya embalado, con lo que Joy tuvo que afrontar el siguiente paso: ¿de dónde sacaría a sus clientes? Porque ella sabía que tenía el mejor producto de esas características que había en el mercado, pero ¿cómo convencería a los distribuidores de que confiaran en ella y no en las grandes compañías que había tras otras marcas?

Su primera idea fue ir ella misma a venderlas. Su objetivo: los propietarios de yates que carecen de mopas útiles para limpiar las cubiertas de sus barcos. Sabía que la suya tenía una ventaja frente a las demás: si al escurrirla por la borda se caía al agua, flotaba. No le fue mal, pero éste era un mercado pequeño, así que amplió su espectro. Comenzó a visitar tiendas de cocina y utensilios de limpieza, les hacía la demostración in situ y convenció a algunas de que las vendieran. El invento gustó mucho y en pocas semanas Joy se quedó sin existencias, así que encargó más prototipos, pero ella quería llegar a mucha más gente. No le servía ese entorno cercano. Sus amigos, preocupados por las inversiones que hacía, le aconsejaron que desistiera y buscara un trabajo. Con su preparación no sería difícil encontrar un buen empleo, pero ella no cedió. Fue entonces cuando llegó a su vida la televenta.

El apoyo de la teletienda

Los canales minoristas son ahora uno de los pilares de la televisión por cable norteamericana, pero ¿cómo surgieron? En 1977, las pequeñas emisoras tuvieron dificultades para mantenerse a flote y necesitaban ingresos de publicidad que no llegaban. Un día, al locutor Bob Circosta le propusieron vender a través de las ondas un abrelatas. Y lo hizo tan bien que el éxito fue abrumador. Aquella novedosa forma de hacer publicidad llamó la atención de Lowell Bud Paxson, dueño de la emisora y empresario, y decidió alquilar un canal de televisión por cable que durante tres horas al día se dedicaría exclusivamente a vender productos. Nacía así la teletienda y el canal HSC (Home Shopping Chanel), que hoy es una gran compañía llamada Home Shopping Network con canales de venta de 24 horas diarias.

Por supuesto, no tardaron en salir competidores, como el canal de ventas QVC, y Joy encontró en él la salida que buscaba a su producto. Para convencerles, se ofreció ella misma a venderlo y si no tenía éxito, dejaría de insistir. Aceptaron y acertaron por completo, pues lo mejor de Joy no fue su invento, sino la energía que esta mujer derrochaba y transmitía. Ella sola fue capaz de vender con una demostración 18 mil mopas. Su empuje fue revitalizador para la QVC, y una década más tarde el canal ingresaba un promedio de 10 millones de dólares anuales por la venta de sus mopas, que solo costaban 14,95 dólares. Pero Joy tenía muchas más ideas que ofrecer al mundo y para eso necesitaba crear su propia empresa, Ingenious Designs. Su fama despegó de tal modo que en poco tiempo la HSC la eligió para que fuera la primerísima estrella de su canal, y Ernst&Young la reconoció como la empresaria del año de Estados Unidos en 1997.

Imagen de previsualización de YouTube

La reina de los productos para el hogar

Con 300 millones de unidades vendidas en su primera década, sus perchas Huggables son hoy el producto más vendido del canal comercial de HSC. A ellas hay que sumarles las millonarias ventas de otros productos de Joy, como los neceseres que se desdoblan Better Beauty Case, sus ambientadores Forever Fragant, sus almohadas Memory Cloud Pillow, su reinventada mopa Miracle Mop o sus aparatos de vapor de viaje My Little Steamer para planchar sin plancha ni tabla. Y estos son solo algunos ejemplos, porque sus inventos alcanzan el centenar.

Joy Mangano 2

Requerida por los famosos, el chef Todd English necesitó de su ayuda para crear sus sartenes ideales: el cocinero quería unas sartenes de nivel profesional antiadherentes que no llevaran productos químicos y Joy le propuso que tuvieran una superficie de cerámica. Se vendieron 24.000 en menos de cuatro horas. También la tenista Serena Williams necesitó de su habilidad como vendedora para comercializar su línea de moda Statement Collection. Y la modelo Iman, casada con David Bowie, se alió con Joy para crear una línea de bolsos y de equipajes pequeños y prácticos con buenas líneas, calidad y asequibles, Iman Global Chic, de venta exclusiva en HSN.

En 2009, Joy abrió su propio restaurante, Porto Vivo, en Huntington (Nueva York), junto con el restaurador suizo Philipp Seipelt. Para homenajear su ascendencia italiana, la carta evoca esa gastronomía dando a los platos un toque moderno y, detallista como es, Joy puso todo su empeño en que todo fuera perfecto: atmósfera, comida, música de fondo, personal… Hoy Porto Vivo es uno de los lugares más elegantes para comer y cuenta con las mejores críticas de los principales gastrónomos.

Con todo, podría parecer que Joy apenas tiene tiempo para sus seres queridos, pero no es así, sobre todo porque su empresa es en parte familiar: su exmarido, Tony, es el vicepresidente ejecutivo de cuentas y su hija mayor, Christie, es la vicepresidenta de desarrollo de productos de marca y marketing estratégico: “Todos juntos hemos experimentado la emoción de crear una empresa de la nada”, confiesa la entusiasta empresaria que sabe lo que es luchar por lo que uno quiere.

Joy Mangano 3

Fuente: http://www.ar-revista.com/

Deja un comentario

*

You May Also Like

Latest Products

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.