Migrar de lugar sin olvidar los sueños

migrar con los sueños

Por  María Müller – @mullernoria

Movernos de un lugar a otro es tan antiguo como la música, el lenguaje, la comunicación o el amor.

Actualmente en Venezuela vivimos por primera vez este proceso de migrar, pues solíamos ser un país que más bien recibía a todos sin distingo de raza, credo, sexo o religión. Nuestro proceso migratorio es muy sencillo, ni hablar del proceso de nacionalización; creo, sin ánimos de sentirnos más que nadie, que en nuestra cultura no es relevante dónde nació la persona, sino la persona en sí misma, nos importan más sus sueños, sus virtudes y también soportar lo que no nos gusta y hasta corregir si está a nuestro alcance. Eso somos y no podemos negarlo.

Es por ello que quiero enfocarme en la migración y los sueños, porque he visto cómo cientos de jóvenes parten de su país natal, a unos cuántos de ellos los he motivado a no olvidar sus sueños, porque trabajar temporalmente en algo que no se relaciona con tu sueño no significa que lo estás dejando a un lado. Cuando vemos la famosa película Karate Kid (yo soy de la versión de los 90) vemos cómo limpiar un carro ayudó al protagonista a perfeccionar su técnica para el campeonato, para vencer y llegar al éxito que él deseaba.

Así debemos ver los procesos de la vida, por eso es tan importante no quejarse, sino entrenarse, vivir el día a día sin perder la perspectiva de nuestros sueños, sin olvidar la meta, sino avanzar en la medida que podamos, porque todo depende de lo que creamos, lo que soñamos y, sobre todo, en lo que hagamos.

La migración de un país a otro, es un proceso sumamente difícil emocional, físico y espiritual, se trata de enfrentar desde cambios de clima, a otra forma de lenguaje, de vida, de cultura, de consumo y de trabajo. Literalmente, a nivel legal, empezamos de nuevo, porque validar otra vez lo que estudiamos es una de las más grandes hazañas que podemos hacer y en la que necesitamos mucha humildad para volver a demostrar que en efecto eso ya lo sabemos.

MIGRAR CON LOS SUEÑOS

Ahora bien, ¿qué pasa con los sueños de quienes emprendemos? ¿Deben quedarse con nosotras o se quedan en la tierra donde los desarrollamos? ¿Es mucho pedir si los llevamos con nosotras?

migrar sueñosCon toda honestidad debo expresar que esta decisión genera un miedo indescriptible, pues es cuando pensamos en tener plan b, c, d…, nos llenamos de tantas dudas -por más que hayamos investigado- que nos encontramos en una situación de completo pesimismo, en la que nos planteamos dejar a un lado nuestro emprendimiento y empezar a ejercer otra actividad.

Migrar con los sueños es un acto de valentía y de esto las emprendedoras sabemos mucho, por tanto hay que dejar a un lado la mentalidad de fracaso, redimensionar, estudiar el nuevo ambiente y flexibilizarnos sin dejar la esencia de nuestro proyecto.

Los sueños son parte de nosotras, desde pequeñas se nos pregunta qué queremos ser porque les permite a los adultos conocer lo que estamos soñando, muchos de esos sueños mueren por la misma razón que a veces suele morir un cuerpo físico, porque no se atendió, porque no se alimentó bien, porque se dejó en manos de otros, porque el cuidado en general no fue integral, sino que se enfocó en solo un aspecto y la vida es equilibrio, de momentos, de un día a la vez; al igual que los sueños de nosotras los emprendedoras.

DESARROLLA CAPACIDADES

Cuando migramos debemos desarrollar las siguientes capacidades:

AGILIDAD MENTAL

Se ejercita con simples hábitos incorporados en la vida diaria, como tratar de memorizar los números de teléfonos que más utilizas, evitar el uso calculadora sobre todo para cuentas simples, leer la prensa, libros y materiales que no tengan el mensaje a simple vista, sino que te lleven a reflexionar y usar toda la información que posees en cuanto al tema leído. Estos son solos ejercicios que ayudan a desarrollar lo cognitivo.

Tener agilidad mental te ayuda a comparar el panorama del día a día desde varias perspectiva e ir descartando, a medida que verifiques, cuál es el mejor camino a tomar. La agilidad mental te ayuda a minimizar el riesgo que al emprender nos enfrentamos a diario.

Revisa tus hábitos siempre porque la escasez de horas de sueños, la mala alimentación y el sedentarismo no ayudan a una emprendedora a tomar las mejores decisiones.

 AGILIDAD VISUAL 

La primera vez que escuché esto me sorprendió encontrar que existía algo así, pero el mejor ejemplo son los deportistas que tienen que ser ágiles con la vista -sea cual sea el deporte- para poder realizar la jugada de defensa u ofensa perfectamente.

La agilidad visual te ayudará a observar el panorama, te ayudará a escuchar más y hablar menos para saber quién y qué está a tu alrededor. Inclusive en el método científico existe la observación directa como instrumento de medición para estudiar los casos, por eso como emprendedoras no podemos descuidar esta habilidad y observar más para tomar decisiones acertadas.

El habla se desarrolla con la observación, desde niñas aprendemos a comunicarnos debido a que escuchamos y observamos a otros hablar el idioma que será nuestro idioma nativo; como emprendedora es fundamental aprender desde cero todo lo que vamos a decir porque la impresión que tengan de tu proyecto y de ti es fundamental.

 CAPACIDAD DE CONECTAR

Tenemos que desarrollar la capacidad de relacionarnos con otros, esto es fundamental para ofrecer nuestro emprendimiento, para darlo a conocer y para buscar alianzas con propósito de crecimiento.

La capacidad de conectar se desarrolla también con la escucha, con la observación, con una actitud humilde y de reconocimiento de los otros saberes sin menospreciar el nuestro.

Ningún proyecto crece de manera solitaria, es necesario realizar enlaces y conexiones de valor, ir a eventos, escribir cartas y compartir con otros emprendedores virtual o presencialmente.

emigrar ase

 ENFRENTARSE A LOS CAMBIOS 

Migrar con los sueños significa enfrentarse a una doble mudanza, porque el estilo de vida cambia y también, aunque no queramos, algunos aspectos del emprendimiento tendrán que cambiar para que se adapte al nuevo mercado a conquistar.

Enfrentar y afrontar los cambios también depende en gran medida de la actitud, por eso es importante ser amables con otros y con nosotras mismas, al fin y al cabo tomamos una decisión de vida importante y no debe esperarse que las cosas van a seguir igual.

Los cambios son para bien a medida que entendemos esto en nuestra mente y además que implica desprenderse de una cosa y recibir otra en su lugar para siempre mejorar.

 TENER ACTITUD

Mucho se habla de la actitud y es lo que ha sumado valor a esta generación de emprendedores, pues la misma nos ayuda a no conformarnos, a enfrentar los cambios positivamente, a no criticar y a asumir las responsabilidades que tengamos no para paralizarnos sino para corregir y continuar.

La diferencia de tener una buena actitud frente a los que no desarrollan esta virtud es sencillamente la fortaleza para continuar a pesar de que están sucediendo cosas que se escapan de nuestras manos.

Debemos tener cuidado entre tener una buena actitud y cegarnos totalmente a la realidad. Equilibradamente una buena actitud te ayuda a asumir lo que está pasando y accionar para mejorar.

 APRENDER Y DESAPRENDER 

Como emprendedores emigrantes debemos aprender y desaprender, sobre todo en la parte cultural, pues añorar el pasado es igual a vivir en otro lugar que no es el actual, te pierdes de probar lo nuevo y. en consecuencia, anulas a tu emprendimiento del nuevo lugar.

He escuchado frases como “así lo hago yo”, “aprende como lo hago yo”, “aquí no es como mi país natal”, son comentarios que pueden alejarte a ti y a tu emprendimiento de nuevas oportunidades.

Se trata de estar abierta a aprender sobre la nueva cultura a la que estás llegando y desaprender prácticas que en el pasado te dieron resultados, pero que ahora es momento de explorar otras técnicas.

Todos los días nos tenemos que recordar esto, si queremos que ese emprendimiento sea exitoso en el nuevo lugar.

 TENER DIGNIDAD 

Así como debemos aprender, también debemos conservar la dignidad, que no es más que el conjunto de cualidades, principios y valores que tenemos como personas; y que nos permite comportarnos con responsabilidad, seriedad y respeto hacia nosotras mismas y hacia los demás, además de no permitir el degradamiento o la humillación.

Tener dignidad no es sinónimo de altivez, sino de respeto propio. Conserva siempre tu esencia y la de tu emprendimiento, es parte de tu sueño, es algo que no debemos negociar en ningún sentido, porque es el ADN y eso no cambia con cambiar solo de lugar.

La dignidad es un tema a estudiar cuando migramos sin perder de perspectiva la humildad, la sencillez, la actitud de cambio y el respeto.

migrar sin olvidar

HÁBITOS QUE DEBES EVITAR

Por último, debemos evitar a toda costa tener los siguientes hábitos:

x Procrastinar: es el acto de postergar, retrasar o demorar todo para después, y ese “después” nunca llega; aquí debemos ser muy realistas y entender que si en ciertos momentos no se tiene la entereza, fuerza y capacidad para llevar nuestro emprendimiento adelante, hacer una pausa también es totalmente válido, sincero y mejor que sentir la frustración de que no se pudo.

Timidez: una emprendedora no puede ser tímida con su proyecto, necesario es que lo dé a conocer para poder llevarlo a cabo. Hacer una presentación online y aprender ciertas palabras para dar a conocer el proyecto es importante para que no se quede bajo la mesa sino que brille con luz propia siempre.

Rigidez: en este sentido también influye la buena actitud, debemos saber que todo cambio significa dejar a un lado ciertas cosas, ser flexibles y manejar muy bien qué, cómo, cuándo y por qué debe cambiar en ciertas áreas nuestro emprendimiento.

Viveza: la cultura de viveza debemos desarraigarla, en caso de tenerla, pues no podemos saltarnos pasos legales esperando que no haya consecuencias, es preferible ir lentas pero firmes y seguras.

Trabajar solas: conectar con alguien del lugar a mudarse puede servir para que el emprendimiento se acelere, pues esta persona se convierte en un capital intelectual valioso, ya que conoce el sitio y sus costumbres, información que sirve de base para tener una idea de cómo será el nuevo mercado.

MIGRAR SIENDO EMPRENDEDORA

Desde mi punto de vista, migrar siendo emprendedoras es un poco más sencillo que depender de alguien que te dé trabajo. Solo se debe planificar muy bien con antelación y recaudar previamente toda la información posible de forma online antes de estar en el lugar, ésta será la mayor ventaja que podrás tener.

También recomiendo a las emprendedoras nacientes que coloquen como meta a largo plazo abarcar otros horizontes, y si su negocio es de servicios, esa meta es mucho más sencilla de alcanzar.


★ Consejo final ★

Si te vas a mudar de lugar, así como cuando tenemos hijos y vemos las opciones del país para su libre desenvolvimiento educativo, cultural y social; también debemos hacerlo con nuestro emprendimiento.

Con la conectividad que existe actualmente a nivel comunicacional no hay excusa para investigar y conocer proyectos similares, o que se relacionen con tu proyecto, ir ofreciendo de manera online también es una buena forma de tocar el nuevo mercado.

Ve esta nueva etapa como crecimiento de tu proyecto y de ser posible que se dé en ambos países, pues aún mejor porque es expansión natural de todo emprendimiento.


Si deseas compartir alguna una historia o comentario sobre este artículo, estaré atenta para leer lo que piensas sobre este tema de migración y los sueños.

emprendedora migrar

[Editado por Así se Emprende]


María MüllerMARÍA MÜLLER NORIA

Escritora independiente que autopublica con éxito en Amazon desde 2016. Certificada con John Maxwell como Coach, Conferencista y Capacitadora. Es venezolana (caraqueña) viviendo en San José de Costa Rica. Web: www.mullernoria.life | LinkedIn M. Müller

María es #ColaboradoraASE 🙋‍


 

Deja un comentario

*

You May Also Like

Latest Products

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.