¿Ves fango o ves estrellas? Todo es cuestión de actitud

ves fango o ves estrellas

 

Durante la Segunda Guerra Mundial hubo una mujer que se fue al desierto de Mojave, en Nuevo México, a vivir con su marido en una tienda de campaña. Rápidamente empezó a odiar el lugar. La temperatura de más de cincuenta grados era insoportable. Hasta donde alcanzaba la vista no había nada, excepto monótonas extensiones de arena y vegetación rala.

Desesperada, escribió a sus padres en Ohio que volvía a casa. Su padre le respondió rápidamente por correo aéreo con sólo dos escuetas líneas:

“Dos hombres miraban desde los barrotes de una prisión.

Uno veía barro; el otro veía estrellas”

Las palabras le dieron qué pensar e hicieron que cambiara su actitud. Miró el desierto y vio preciosas y frágiles florecillas que luchaban por sobrevivir. Se sobrepuso a su desesperación y encontró amistad y amor. Su visión comenzó a corresponderse con la vastedad y magnificencia del entorno que la rodeaba.

Al final, escribió un libro sobre la región y su profundo aprecio por ella. Su mundo no había cambiado. Pero sí su actitud hacia él.

¡Aprendió a ver las estrellas!

Las personas que saben ver más allá del barro y del fango de su existencia, que fijan los ojos en las estrellas, y luego se crecen todas las mañanas hasta alcanzar el nivel de su visión; inspiran y entusiasman a las demás.

Si miras a las estrellas, escoge una, prende un sueño en ella, aliméntela y guárdala cerca de tu corazón; así te darás cuenta de que te has olvidado de las ciénagas del fracaso y desesperación que parecen rodear tantas vidas.

¿Qué es lo que ves a través de las ventanas de tus sentidos: estrellas o fango?

¡Porque lo que veas será, sin duda, lo que experimentarás!

 

* Texto extraído del libro “Piense en lo mejor de la vida” de Robert Conlin

 

 

Deja un comentario

*

You May Also Like

Latest Products

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.